Saltar al contenido
Hipotecas

Reclamar Hipoteca Multidivisa

Presentar demanda contra Hipoteca Multidivisa

La hipoteca multidivisa era un tipo de hipoteca que se ofrecia al cliente que consistía en que se establecía el pago de su préstamo hipotecario con una divisa diferente al euro, por ejemplo el yen, el franco suizo, el dólar, el dólar australinao o neozelandés, etc.

Las hipotecas multidivisa se ofrecían con la expectativa para el cliente, de que si una moneda se depreciaba respecto al euro, eran necesarios menos euros para afrontar la cuota de la hipoteca y por ello la hipoteca nos resultaría más económica, sin embargo existía el riesgo de que se produjera la posición contraria, es decir, que la divisa se apreciara con respecto al euro y la hipoteca se fueran saldando con cuotas excesivamente altas y dificil de afrontar para un consumidor medio. No hay que olvidar que un préstamo hipotecario es un relación a muy largo plazo entre el cliente y la entidad financiera y en tanto tiempo pueden pasar muchas cosas negativas como positivas y en productos de tanto volumén de capital es mejor no adoptar riesgos. Sin embargo, las hipotecas multidivisa eran un producto financiero muy complejo, díficil de comprender por el consumidor, por lo que entran dentro del campo de la Directiva 93/13 sobre cláusulas abusivas y pueden ser reclamadas por ello en los juzgados.

En la etapa expansiva de la economía y del boom inmobiliario en los años anteriores a la irrupción de la crisis económica a finales de 2007, las hipotecas multidivisa se pusieron de moda con las expectativas del acceso a préstamos más altos para la adquisición de una vivienda con la idea de conseguir pagar intereses más bajos al referenciar estas hipotecas con divisas de menor valor que el Euríbor, como por ejemplo el franco suízo o el yen. Pero la realidad fue muy distinta para los que contrajeron las hipotecas con cláusula multidivisa, ya que los intereses aumentaron, así como la deuda pendidente.

Las hipotecas multidivisa cuando se contrataban, los bancos las ofrecian con un diferencial más alto que los ofertados por las otras hipotecas, con lo que se suma otra desventaja en este tipo de hipotecas. Contaban además con comisiones extraordinarias, como por ejemplo las comisiones debidas al cambio de divisa. Por otra parte no se ofrecía al consumidor el debido asesoramiento, señalando tan solo que eran productos de riesgo y al tratarse de un producto muy complejo los clientes no podían saber con claridad  los peligros que implicaba asumir este tipo de hipoteca y actualmente puede ser demanda.

Actualmente existen hipotecas multidivisa y el cliente puede presentar una demanda por la llamada cláusula multidivisa. Si tu hipoteca es multidivisa, un abogado especializado puede indicar cual es la cantidad de dinero que puedes recuperar con la anulación de la cláusula multidivisa. Como hemos comentado la entidad financiera cuando comercializaba las hipotecas multidivisa debió de ser lo suficientemente transparante explicando de forma clara y comprensible las implicaciones o consecuencias económicas que se podían derivar de contratar una hipoteca multidivisa o una hipoteca en una divisa extranjera. Con la anulación de la cláusua multidivisa, el consumidor mantiene la hipoteca o el préstamo hipotecario pero ya queda definitivamente convertido en euros, recuperando el capital pagado de más debido a la cláusula multidivisa reduciéndose la deduda pendiente con el banco. También pueden recuperar su dinero pagado de más si el cliente hubiera ya cancelado la hipoteca multidivisa o fuera un afectado por desahucio a consecuencia de la cláusula multidivisa.

El banco debió prestar al cliente de la hipoteca multidivisa la información necesaria para entender los riesgos que entrañaba una hipoteca con cláusula multidivisa, aunque la hipoteca ya haya sido cancelada o ejecutada. El Tribunal Supremo y la Unión Europea consideran abusivas las hipotecas multidivisa que se firmaron sin avisar del riesgo que implicaban.

El 15 de noviembre de 2017 el Tribunal Supremo se pronunció sobre la hipoteca multidivisa considerandola nula si el banco no ofreció al cliente toda la información de manera clara y precisa con el fin de que el consumidor fuera consciente de los riesgos que se estaban asumiendo de contratar la hipoteca. Existen entre 50.000 y 60.000 personas afectadas por las hipotecas multidivisa.